DIÁLOGOS CON LA FOTOGRAFÍA.

Si la fotografía (parafraseando a Flusser), es magia, el mito, el texto es no puede ser otra cosa sino su explicación, su logo y a ello me atengo. La importancia del entendimiento de esa magia que es la imagen fotográfica, es esencial para mí. La explicación de una fotografía es, desde un punto de vista estético analítico, al menos para este que escribe y que piensa, ve y entiende la fotografía como lenguaje; un medio de comunicación donde hay un emisor, un mensaje y un receptor; y cuando el emisor tiene la intención de transmitir ese mensaje al receptor y consigue de éste un efecto, sea cual sea ese efecto, el objetivo se ha cumplido. Hay quien se conforma con solo mirar la imagen y entenderla en lecturas visuales de me gusta o no me gusta, leerla a su manera. Yo voy más allá, quiero ir más allá de la mirada, quiero contar, explicar la magia que siento al contemplar ese mito, esa endiosada fotografía y lo hago, lo haré a través del texto, que es el medio donde mis pensamientos se desenvuelven mejor.

Hoy en día, con la vorágine audiovisual a la que nos tienen acostumbrado do, drogado más bien diría yo, los medios audiovisuales y las redes, un mundo espumoso que no nos permiten tomarnos un rato, un poco de tiempo en disfrutar de la magia más allá de unos pocos segundos, donde un texto ha de tener menos de un par de líneas, el escribir varios folios sobre algo que merece la pena destripar, diseccionar, analizar, nos parece hoy en día tarea harto fastidiosa, poco práctica; otrora deliciosa y grata para nuestra imaginación. La imaginación la ponen otros, la imaginación está castrada por la inmediatez. Hay tal inmediatez que ni siquiera nos tomamos un corto espacio de tiempo para llamar por teléfono, con un par de palabras y dos iconos ya está todo dicho, lenguaje de primates, lenguaje creado para el máximo consumo, fácil, pero rápido, muy rápido. Pero cumple su misión a la perfección, a saber, la de mermar el entendimiento y la creatividad, la de hacer crecer en la persona un pensamiento débil, nihilista y relativista, del todo me da igual y el todo vale.

Es mi intención, por tanto, abrir este espacio para atreverme a dialogar con la fotografía, para explicar a mi modo, con mis textos, con mi logos, esa magia que el autor, el artista, el fotógrafo quiere transmitirme y así lo haré. Sé que será tarea pesada para algunos, deliciosas para otros e insípidas e innecesaria para los menos que se acerque por aquí, pero es mi tarea. Por tanto, pase, vean y lean lo que la magia de la fotografía nos quiere contar.

Si has llegado hasta aquí, te doy las gracias por ello, ahora disfruta.

José Gómez Granado

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar