Equilibrio, de Pilar Manso.

Abril de 2020.

<<…Hice esta fotografía aceptando el reto #autilloscelda que nos propuso nuestro amigo Reynus para el grupo de fotografía «El Club del Raw Solitario». Era abril de 2020, acababan de confinarnos, no sabíamos por cuánto tiempo. Así que no podía visitar ni besar a mi madre, que acababa de salir del hospital. 

En el momento posterior a la siesta, en el que todo parece mucho más difícil de llevar, al menos para mí, justo ahí, tomé la foto. (Inciso. Me ocurre, a veces que, al despertarme de la siesta, por eso procuro no echarme la siesta, siento todos los miedos multiplicados por diez) Bueno, me estaba desperezando. 

Era una foto más que cobraba sentido si le daba un giro de 180 grados (como me gustaría hacer con esta etapa que nos ha tocado vivir, vaya…)  Guiados por lo absurdo, la inseguridad, el miedo… ¡Cómo apoyarnos en algo tan frágil como la confianza en unos políticos mentirosos o en científicos y sanitarios con menos recursos que los presidentes de cualquier club de fútbol o cualquier televisión! 

A veces lo único que nos mantiene en pie y en equilibrio es la fé y/o la confianza en uno mismo. Eso es lo que significa esta foto. …>>

Pilar Manso



Análisis de la imagen

Pilar Manso, fotógrafa de Íscar, Valladolid, en Castilla León. Nos presenta una fotografía en el grupo de Facebook, El Club del Raw Solitario, la cual titula “Equilibrio”. Sobre Pilar Manso podemos hablar, después de ver su trabajo, que es una fotógrafa de estilo propio tendente a lo propiamente artístico. Incluso trabajos que podríamos calificar como fotografías clásicas, las reviste con unas pátinas expresionistas tendentes al surrealismo y sobre todo, a las   que claramente enmarcaríamos como “arte fotográfico moderno”, no todo su trabajo, pero si buena parte de ello.

Fotógrafa de gran talento pictórico rebosante de arte y de la que auguro, nos regalará con muchas obras gratificantes. Ojalá así sea.

Atreverme a leer y analizar esta obra no ha sido un ejercicio baladí por mi parte, todo lo contrario. Me atrevo por el impacto súbito que me produjo esta fotografía y, lo confieso, antes de conocer de pleno, o al menos lo publicado por esta artista, lo cual denota que la obra de Pilar llega al público o, al menos, al público que ve la fotografía como arte y la enmarca dentro de ella.

El ejercicio de lectura y análisis de fotografías requiere una metodología marcada ya por diferentes autores teóricos en la materia que tratamos, no añado por tanto nada nuevo en cuanto a las pautas o pasos necesarios para ello. No obstante, este tipo de ejercicio, aunque con metodología de estudio reglada, siempre mantiene su carácter subjetivo ya que, necesariamente, estará basado sólo y exclusivamente por mi punto de vista, en mi manera de ver la fotografía y apreciar el arte en general y fotográfico en particular. Además de seguir el guión marcado por los teóricos, como es mi costumbre, me propongo también, al final, dar mi opinión de lo que significa para mi la obra como concepto, esto es, mirar la fotografía más bien desde la filosofía del lenguaje. La semántica y la semiótica como partes de esa filosofía.

Lectura de la obra fotográfica “Equilibrio” de Pilar Manso.

  • Como primera impresión Atendiendo a la primera impresión el impacto inmediato que se aprecia es la sensación de tensión. Como suele ser normal en mis apreciaciones, las primeras impresiones me acercan más en una imagen y su efecto que en un estudio prolongado de la misma. No todas impactan por igual, pero esta sí.

Equilibrio, tensión, preocupación, malestar con la situación y necesidad por solucionar el problema.

Sobre fondo blanco descontextualizado, se nos presenta un picado casi cenital de una estructura pentagonal de barrotes de cañas o metálica, no puedo apreciar bien este detalle, afianzado por cuatro filas de travesaños finos, en cuyo interior hay una lámpara blanca consistente en una base que sostiene una varilla y ésta al portalámparas de pie con una bombilla apagada blanca también. Toda esta base sirve, figuradamente, para sostener a una persona de pie sobre la misma, a la que solamente podemos verle los pies descalzos hasta los tobillos. Los pies sobre la estructura mantienen un equilibrio y a su vez tensión. Están apoyados sobre tres partes del pentágono, dejando libre el ángulo obtuso restante con el vértice en el centro de la fotografía mirando hacia fuera. Ambos pies se unen en los talones, formando el mismo ángulo obtuso sobrante de la estructura. Esto nos da la sensación de equilibrio sobre la estructura a modo de jaula.

Los pies descalzos apoyados en ángulo obtuso sobre la estructura en picado casi cenital, no ofrece más detalles, a saber, sus dedos. En ellos podemos ver claramente la tensión que soporta el personaje pues todos, en mayor o menor medida, según su movilidad, tensionan hacia arriba.

A su vez, el personaje en su postura de equilibrio y manteniendo la tensión, manifiesta una fuerte preocupación por la situación en que se encuentra, pues pretende no caer de la estructura. Todo ello le genera tal malestar con la situación que desea escapar de ella. Este deseo lo manifiesta claramente en la postura de los pies que, a modo de lados del ángulo, apuntan hacia los laterales verticales del encuadre casi tocándolos, pretendiendo pues, solucionar el problema que le aflige ya que la lámpara no le ilumina para ello.

  • Respecto al género, no es una foto al uso, sino de su ejercicio mental, una idea propia expresada de una manera muy particular. El surrealismo es patente en la fotografía, pues es una situación ficticia e imposible de ser real en el que la autora explora la idea de que la mente humana posee un nivel oculto llamado inconsciente y pretende superar esta limitación del inconsciente, permitiendo su subconsciente expresarse a través de su arte.
  • El uso de esta fotografía no resulta obvio en la obra y puede parecer un poco injusto tener que cuestionarnos esto, pero nos puede ayudar a comprender mejor la fotografía. Bajo mi punto de vista totalmente subjetivo, su uso no puede ser otro sino arte, y esto no da pie a mucho más comentario sobre ello.
  • Las circunstancias en la que se presenta la obra la autora al grupo no son despreciables ni azarosas, todo lo contrario. A fecha de su presentación, la situación mundial a consecuencia del Cobi19 es de confinamiento, muerte y preocupación por el porvenir. La autora no hace otra cosa sino mostrarnos sus malos momentos psicológicos, el estado en que se encuentra y su deseo de sentirse arropada por los que les rodean, tanto física cono virtualmente y lo consigue con su obra, al menos a lo que a mi respecta.
  • Sobre el tipo de obra, se trata de una obra planificada, pues es un montaje fotográfico, una composición y con un discurso muy elaborado. Una composición no es siempre lo que parece, va más allá de su texto, tiene trascendencia y conlleva una intención muy determinada. Ella, Pilar, intenta con su fotografía que sus deseos funciones, se lo propone y lo consigue.
  • Respecto a los detalles técnicos, el formato es vertical a cuatro tercios, desconozco los detalles de exposición y herramientas usadas, pero puedo aventurar que la fotografía fue tomada a una apertura abierta, gran angular y con luz lateral derecha, quemando levemente el pie derecho. No puedo aventurar más detalles tánicos sin datos fehacientes de ello.
  • Respecto al estilo, es indudablemente manifiesta que la obra tiene un matiz de carácter puramente perteneciente a la fotografía artística contemporánea, de la variedad reflexionada, que evita las técnicas estilistas obvias hasta el punto de convertirse en un estilo propio.
  • La Intención de la autora con esta obra, bajo mi parecer, pretende darnos un enfoque visceral a su composición, sin querer ser intelectual y reflexiva, perece que tiene un propósito muy evidente, llamar la atención sobre la tensión del momento.

Otras valoraciones:

La fotografía funciona icónicamente por si sola, no necesita interpretación alguna, como cualquier símbolo al que se entiende perfectamente su significado. Luego, semióticamente, funciona a la perfección, es un icono en toda regla.

Respecto al relato que nos cuenta, llega bien al interprete, hay buena relación entre emisor y receptor y ejerce bien su misión de referente y el canal usado por la autora es plenamente homologable a los canales de comunicación estándar, su significado semántico es muy claro.

Podría seguir con un análisis más exhaustivo respecto a la técnica empleada en este trabajo, pero no creo conveniente especular al respecto ya que no dispongo de datos fehacientemente certeros de ello. Tampoco lo creo verdaderamente necesario, prefiero ceñirme a la interpretación de los valores estéticos/compositivos y, sobre todo, por lo que la autora tiene que contarnos con respecto a sus intenciones al exponerlo al público.

José G. Granado

Abril de 2020


https://www.facebook.com/marta.hari.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar