Inmaculada Quesada, fotógrafa.

Marzo de 2021.

No hace muchos años que Inmaculada Quesada trabaja detrás de su cámara de fotos para captar la realidad y especialmente la realidad que le rodea. Nacida en Granada y afincada en San Fernando, decidió que quería ser fotógrafa. Ahora sabe a ciencia cierta que ese es el camino que le corresponde para expresar sus sentimientos, sus pensamientos, lo que ve. La fotografía social, la ciudad y todo su entorno, una miscelánea de motivos son su fuerte. 

La fotografía es su afición e Instagram y Facebook son los lugares propicios para mostrar lo que le inspiran. Su fotografía me cautivó por sus tonos en blanco y negro y sus colores envolventes.

Para saber un poco más sobre su trabajo, su visión del mundo y sus proyectos, le haré unas preguntas. Seguro que desprende de sus palabras es que tiene las cosas claras y un gran futuro por delante…

  • Aunque sea una pregunta de rigor, me interesa muchos que nos cuentes tus inicios en fotografía ¿Cómo y cuándo fueron tus comienzos?

       Desde mi niñez ya me sentía muy atraída por la fotografía. En las reuniones familiares, la cámara siempre estaba presente. Mi tío me enseñaba las que había realizado año tras año y observaba como íbamos cambiando, unos más que otros. Eran momentos muy bonitos para mí. Soñaba con ser yo, quien alguna vez las haría. Ese día llegó, al cumplir los 12 años, él me regaló mi primera cámara, una “Olympus Pen EE2”. Fue uno de los momentos más felices de mi vida. Mi sueño se había hecho realidad.

       Mi idea era inmortalizar a toda mi familia, no quería perder detalle de cada uno. Son unas fotos muy especiales para mí. Aún las miro muy a menudo y sigo aprendiendo mucho con ellas.

       Casi 15 años después, decidí dar un paso más y mi cámara se convirtió en una amiga inseparable que me ayudaba y sigue haciéndolo día a día.

       Soy una principiante a quien le queda mucho por aprender. Es un honor que te hayas acordado de mí.

  • ¿Qué es la fotografía para Inma?

       Es mi gran bastón. Ella me ayuda a seguir adelante en todo momento. Si no llevo la cámara, cosa rara, voy haciendo fotos con mi mente y, a su vez, voy descubriendo que todo lo que me rodea es nuevo y desconocido, aunque recorra el mismo camino todos los días. Siempre hay una luz, un reflejo, una mirada, una sombra, que lo hace diferente. Eso es para mí la magia de la fotografía.

  • ¿Cuál sería tu fotografía ideal?

       Para mí, en estos momentos, la fotografía ideal es aquella que consigue transmitir, paz, calma y tranquilidad.

  • ¿Qué es lo que más te atrae a la hora de fotografiar?

       En estos momentos, lo que más me llama la atención son las líneas, los círculos, triángulos, la geometría en sí. Esta es mi herramienta principal.

       El motivo fue, que hace unos años, tuve que utilizar lo menos posible el visor de la cámara para realizar la fotografía. Hacerlo a través de la pantalla fue muy difícil para mí. No estaba acostumbrada y tuve que cambiar todo mi estilo de fotografía hasta esos momentos. De ahí que empecé a ver las mismas imágenes desde otra perspectiva, y en diferentes momentos del día a los que estaba acostumbrada. Fue entonces cuando la geometría empezó a darme vida nuevamente.

  • ¿Qué proceso sigues desde que la idea de una fotografía surge en tu cabeza hasta que se materializa?

       La verdad es que yo cuando salgo, nunca llevo una idea en mi cabeza. Voy fotografiando todo lo que me llama la atención. Sí es cierto, que cuando luego las descargo en mi ordenador, voy agrupando todas las que tienen algo en común. Voy un poco a la inversa de lo normal, primero la foto y luego el proyecto, un tema aún muy complicado para mí.

  • ¿Qué debe de tener una fotografía para que la consideres buena?

       Creo que una buena fotografía es aquella que es capaz de transmitir algo, que vuelva a mirarla, que me haga pensar, que me sitúe en el escenario que se ha fotografiado.   

  • ¿Crees que la fotografía está infravalorada como modo de expresión? ¿Por qué?

       La fotografía como modo de expresión, creo que no. La fotografía es un arte y, a la vez, es una forma de guardar recuerdos. La mayoría de las veces vemos la fotografía como el bastón de la memoria, pero muchas otras es la expresión de los sentimientos. Fotografiamos lo que vemos y vivimos a lo largo de nuestra vida.

       Sí, estoy de acuerdo con que “la fotografía está infravalorada”. A mi entender, la fotografía y cada una de sus disciplinas, solo son valorados por los aficionados a la misma, que ven el trabajo bien realizado por otros fotógrafos y también un modo de dar rienda suelta a su creatividad y punto de vista.

  • ¿Cuándo crees que se le puede llamar fotógrafo a alguien?

       Es fotógrafo quien es capaz de transmitir una emoción, un sentimiento o sensación en una fotografía.

  • ¿Crees que la experimentación es importante?

       Creo que sí, quien no experimenta no aprende y es necesario desarrollar técnicas novedosas e implantarlas como otra opción más en la fotografía

  • ¿Cuándo la inspiración no llega, qué haces para recuperarla?

            Hacer fotos, aunque sean insulsas, pero hacerlas, intentar ver, mirar. Pero nunca abandonar mi pasión.

  • ¿Cuáles son tus planes de futuro fotográficamente?

       Seguir aprendiendo día a día.  Soy una aficionada y me queda mucho camino por recorrer, por ello agradezco de corazón, las conferencias ofrecidas por las asociaciones y a todos los que han compartido sus conocimientos durante este período tan difícil, han enriquecido mis conocimientos.

  • ¿Y cuál ha sido la experiencia más dura o más difícil a la que te has encontrado al fotografiar?

       Fue el bautizo del hijo de una gran amiga, hace ya 21 años y a mí me parece que fue ayer. Me comprometí con toda ilusión y cuando empecé, la cámara no funcionaba. Se me había olvidado ponerle las pilas. No hubo ni una foto de ese momento irrepetible.

Una experiencia inolvidable.

  • ¿Cuánto trabajo de procesado hay en tus fotos? ¿Cuándo el uso del Photoshop es un buen uso y no un abuso en fotografía?

        Siento que mis fotografías no tienen casi ningún procesado la mayoría de las veces, ya que mis conocimientos con Photoshop no son muy avanzados. Suelo trabajar los ajustes básicos: nitidez, contraste, brillo, saturación, tono, iluminación, blancos y negros                 

       El Photoshop es un programa genial. A la vez es un arma de doble filo, al igual que puede ayudar en muchos aspectos, invita a abusar de el para poder mejorar las fotos y que se pierda su verdadera esencia.

  •  ¿Crees que participar en concursos de fotografía es útil para convertirte en un fotógrafo reconocido o es algo más bien de cara a la galería?

        Para mí, participar en un concurso fue un paso importante, porque empecé a valorar mi trabajo de otra manera. A analizar todo de forma diferente y sentirme satisfecha con el esfuerzo realizado.

       El objetivo final de participar en dichos concursos, no es otro que afianzar mi vocación: la fotografía.

  •  ¿Podrías citar algunos de tus referentes o fuentes de inspiración?

       En mi etapa más temprana, no tuve un referente o una fuente de inspiración exacta, simplemente utilizaba mi cámara para ver el mundo desde otro punto de vista, uno que transmitía mis sentimientos. Me atrevo a decir que ellos fueron mi principal fuente de inspiración durante mucho tiempo.        

       Posteriormente, gracias a los primeros grupos de Facebook, dedicados a la fotografía, donde no primaban las fotos, sino las críticas constructivas, comencé a plantearme nuevas perspectivas. Seguidamente, comencé a estudiar las obras de una gran variedad de fotógrafos: Henri Cartier, Ansel Adams, Michael Kenna e Hiroharu Matsumoto el cual es uno de mis grandes referentes en estos momentos, ya que comparte mi afición por la geometría y el minimalismo.

            Durante el confinamiento, todas las conferencias online dadas por las distintas Asociaciones, o de forma individual, han sido otra gran fuente de información e inspiración que han ampliado mis conocimientos. A su vez, un placer conocer más de cerca a grandes fotógrafos.

             Ha sido un honor encontrarme rodeada de grandes artistas, entre otros, Julián Ochoa, Pilar Moreno, Cristóbal Trujillo, José G. Granado.  Gracias a todos.


https://www.facebook.com/inmaculadaqc

https://www.instagram.com/inmaculadaqc/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar