José Luís Otero Batista, fotógrafo.

Mayo 2021.

El convertirse en fotógrafo es el resultado de un proceso que comienza lentamente. José Luís Otero es uno de esos fotógrafos que, al menos a mi, me ha ido llegando en dosis pequeñas, poco a poco, en sus exposiciones con la Tertulia Balaustrada. Cuando me di cuenta de que tenía delante a uno de los más destacados fotógrafos de mi entorno, no pude por menos que escudriñar su trabajo más detenidamente.

Maravillosa forma de comprender el mundo a través de una cámara. Con solo mirar unas cuantas de sus fotografías queda explícita su capacidad de captar y transmitir su parte emocional. Además de la emoción de en sus retratos clásicos, nos muestra paisajes de su entorno y todo lo que le llama la atención. Durante su larga carrera como fotógrafo ha estado ahí, Otero fotografía para el interior, para entendamos que su manera de fotografiar es una carrera de fondo cuya meta más importante es educar siempre su mirad a y se dejarse sorprender, crear poco a poco una mirada diferente y única sobre lo que realmente le rodea partiendo de todas las experiencias vividas.

  • José Luís, llevas muchos años fotografiando ¿Ves más fotografía ahora que cuando comenzaste? ¿Crees que la mirada de un fotógrafo puede madurar o siempre es fresca y joven?

Yo diría que sí, que veo algo más de fotografía ahora que en mis comienzos, si no, sería un fracaso total.

En cuanto a la madurez de la mirada, pienso que es algo inherente a la persona y se va adquiriendo con la experiencia, conocimiento, práctica, etc. Al madurar, las cosas pueden tener ahora distintas connotaciones para nosotros que cuando empezamos y, por tanto, puede hacerte cambiar dónde poner el foco a la hora de analizar la misma escena. Por ejemplo, esto se puede observar cuando miramos en nuestro archivo fotográfico y nos encontramos con fotografías que en su día no le hicimos ni caso y ahora la vemos distinta e incluso la rescatamos, o al revés, en su día nos pareció un fotón y ahora ni te explicas porqué te gustó tanto.

En cuanto a la última parte de la pregunta, creo que no tienen por qué ser incompatibles la madurez visual con la juventud y frescura. Yo me apuntaría a ello.

  • ¿Puedes hablarnos un poco sobre tus experiencias?

La primera y más bonita para mí, fue el primer contacto que tuve con la fotografía de verdad. Un compañero de trabajo, ya iniciado, después de contarme sus experiencias fotográficas de aficionado durante varios días y viendo que yo cada vez estaba más interesado en el tema, me propuso quedar en su casa y enseñarme desde el punto uno cómo era el proceso, desde la toma al positivado.

Ese día me hizo una foto en la terraza, cargó el negativo en el tanque de revelado, explicándome todos los pasos que daba, revelamos el negativo, lo secamos y luego preparó la habitación y la dejó solo con una luz roja inactínica, puso el negativo en la base de la ampliadora y la encendió. Mi cara, en negativo, estuvo el tiempo necesario asomada sobre el papel. Luego lo metió en el líquido revelador y poco a poco mi cara fue apareciendo en el papel mojado. Desde ese momento supe que me había enganchado a esto de la fotografía. Terminamos el proceso y nos tomamos la cerveza correspondiente. Cuando me fui me traje la copia y sobre todo la magnífica sensación que me produjo esta gran experiencia.  Estamos hablando de hace 40 años.

Luego, la mayor parte de mis experiencias han tenido lugar en y desde que llegué a la Tertulia Fotográfica Balaustra, destacando por encima de todo, el trabajo que hicimos fotografiando los barrios más populares de Cádiz. Se desarrolló una gran convivencia entre el grupo de fotógrafos y de estos, a su vez, con las personas fotografiadas.

  • ¿Sabes lo que quieres hacer hoy?

Sí, seguir igual, divertirme fotografiando, aprender, comentar con los demás compañeros, ayudar en los grupos a los que pertenezco, Balaustrada y AFIL, asistir a exposiciones, conferencias, etc.…

  • ¿Qué clase de fotógrafo eres, dónde te ubicas?

Quizás de reportaje, calle y lo que pille. Se trata de divertirse con la cámara, si te sale bien, estupendo y si no, tampoco pasa nada, se trata de pasarlo bien.

  • ¿Cuál es tu metodología de trabajo, en qué se basa?

Es muy sencilla, cuando voy a salir cojo la cámara, le reviso los parámetros para asegurarme que están correctos según la luz que haya en ese momento y una vez que estoy en la calle observo la vida e intento capturar todo aquello que me llame la atención. Otra cosa es que salga bien.

  • ¿Cómo ves el mundo que te rodea a través de tu cámara?

Pues según me levante y cómo lo perciba, habitualmente a través de un 28mm, sin descartar otras ópticas. Un día te pide dedicarte a los detalles, otro te apetece verlo grandioso, abierto, otro con gente, otro sin ellas, etc., …

  • ¿Cómo de difícil es el retrato clásico, una disciplina, casi minoritaria, al menos, mucho menos que otras?

Sí es cierto, es difícil, pero no sabría cuantificar cuánto ni compararlo con cualquier otra. Seguramente quién se dedique al bodegón, por ejemplo, podría decirte lo mismo, o a las macros, a la vida animal, las nocturnas, al paisaje, la calle, de estudio, etc.

Creo que cada disciplina tiene su dificultad y que, tras una gran foto, de cualquiera de ellas, suele haber un laborioso trabajo, sapiencia, experiencia y saber hacer del autor.

  • El sepia predomina en tus retratos con escasa incidencia del color ¿por qué?

Bueno, al principio de pasarme al medio digital me dio por darle a las fotos tono sepia por dar una continuidad al tono cálido del papel químico que había estado utilizando durante tanto tiempo en el ciclo analógico anterior, pero luego lo fui dejando porque las copias de impresoras y plóteres rara vez te daban el tono que tu realmente querías y poco a poco terminé por dejarlas en b&n tal cual.

Supongo que el poco color se debe a todo el tiempo que estuve dedicado a la fotografía analógica en blanco y negro, no sé, me atrae más sin color. Lo cual no quiere decir que algún día me de por aumentar la incidencia del color…

  • ¿Qué es la fotografía en general para José Luís Otero?

No ha sido la que me ha dado de comer, pero, si ha sido mi evasión durante toda mi vida, mi única y gran afición, y por supuesto ahora que estoy jubilado me sigue acompañando todos los días. Ya sea haciendo alguna foto, participando en las actividades, tanto de Balaustrada, como de AFIL, visitando exposiciones, haciendo colaboraciones con otras asociaciones, etc.

  • ¿Cómo describirías y con qué compararías la satisfacción de hacer una buena fotografía?

Es cuando te das cuenta, incluso antes de hacer la fotografía, de que han concurrido todos los factores necesarios para obtenerla. Luego hay que ver lo ha salido.

 Ahora con las cámaras digitales el resultado lo tienes de inmediato, pero con el medio analógico era más emocionante la espera que había tras la toma, hasta que se revelaba el carrete y luego se obtenía la copia.

Lo compararía con la satisfacción de eso que posiblemente más de un/a lector/a está pensando. Ya sabéis…

  • ¿Qué cuenta tu fotografía sobre ti?

Yo soy el primero al que le gustaría saberlo, me gustaría que alguien me lo dijera.

  • ¿Cuál es la mayor dificultad que te encuentras al fotografiar y cómo la solventas?

Yo diría que la timidez y la solvento disparando. No hay otra.

  • ¿Cómo debemos entender a Balaustrada y qué es para ti?

Balaustrada hay que entenderla como un grupo fotográfico que se creó para: hacer, hablar, criticar, estudiar, enseñar, exponer, unir, divertirse, etc. Todo sin ataduras administrativas, siendo nómadas en nuestras reuniones, un día aquí y otro allá. Y tiene el mérito de tener ya cerca de 40 años de existencia, muchos trienios, así que, para mí ha sido y sigue siendo, un pilar muy importante tanto en mi actividad fotográfica como sentimentalmente en el plano de la amistad.

  • ¿Qué es lo que más te preguntan los que visitan tus exposiciones

¿Qué te indujo a hacer esta fotografía?, ¿Cuánto tiempo llevas haciendo fotografías?, ¿Qué equipo tienes?, ¿Dónde te imprimen las fotos?, etc.

  • ¿Qué le dirías al que esté leyendo esta entrevista para convencerle de asistir a una de tus exposiciones?

Pues le diría, “que si un día te enteras de que tengo montada una exposición y no tienes nada mejor que hacer, te puedes pasar a verla y si me avisas con tiempo hasta podemos quedar y comentarla”.

Siempre se aprende de las interpretaciones y comentarios de quienes ven tus fotografías. Creo que se le llama “feedback”.



https://www.facebook.com/joseluis.oterobatista

https://joseluisoterob.blogspot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar