José María Cantero, fotógrafo.

febrero de 2021.

Conocido como alguien que lleva la fotografía en el alma, José María Cantero es más que un simple hombre detrás de una cámara. Detrás de cada clic hay una historia. Ya sea que la fotografía muestre una naturaleza muerta, ya sea un paisaje o un retrato, éstas son más que simples imágenes para Cantero. Son la culminación de una experiencia. Las historias de sus sujetos, así como su pasión por aprender más sobre su cultura, diversidad y tradiciones cambiantes de lo que le rodea y son lo que impulsa el trabajo. Le hago aquí, algunas preguntas sobre su vida como fotógrafo y su trabajo.

  • Todo sobre la fotografía: cuéntanos sobre tu primera introducción a la fotografía. ¿Qué te atrajo a este mundo?

Desde pequeño, mis primos mayores y mis tíos eran aficionados a la fotografía, se pasaban el día hablando de ella, incluso tenían montado un pequeño laboratorio en casa de mis abuelos. Con esos precedentes era fácil que, de una u otra forma, me llamara la atención ese mundillo.

  • ¿Qué provocó la decisión de convertirte en fotógrafo?

Realmente no me considero un fotógrafo, o al menos no en la generalidad del término. Realmente para mí la fotografía es una escapada, una afición con la que relajarme, una forma de abstraerme, plasmar una visión y luego compartirla.

  • ¿Cómo decides qué fotografiar?

Esa es una buena pregunta, que merece una buena respuesta y la verdad es que no la tengo, a veces voy paseando y un encuadre me llama la atención, tenga o no la cámara encima, creo que la fotografía ya está hecha, a lo mejor tendré que volver para plasmarla en pixeles, pero la foto ya está hecha en mi mente. En general esta es la tónica, la fotografía primero hay que verla con los ojos, procesarla en tu mente y ya luego llevarla a la cámara.

  • Cuando fotografías a gente ¿Cuál es la respuesta en general de ellos ante tu cámara?

Para mí ese era el gran reto, enfrentarme a las personas para fotografiarlas, sinceramente me daba pavor, tenía un teleobjetivo, un TAMRON 18 / 270, que me sacaba de apuros, tenía toda una colección de robados, pero no me satisfacía. El año pasado me embarqué en realizar un curso de fotografía profesional, en la Escuela de Manuel Esteves y entre él, Dani Casares y Cesar Román, me dieron toda una batería de trucos para enfrentarme al reto, desde entonces, no es que sea más fácil, es que sé cómo afrontarlo y te das cuenta de que si te enfrentas a la gente, con decisión, y con una idea clara de lo que quieres hacer, la respuesta es normalmente satisfactoria.

  • Según tu opinión ¿Qué marca la diferencia entre una buena imagen y una imagen icónica?

Si cualquier fotógrafo, llegara a saber la respuesta a esa pregunta, dudo mucho que la compartiera, sería como la Piedra Filosofal que convertiría cualquier elemento en oro. No, yo no tengo la respuesta a esa pregunta, podría decir que una fotografía icónica debería tener una mezcla equilibrada de preparación, composición, técnica, oportunidad y equilibrio; habría que añadirle un poco de valentía y  atrevimiento, quizás romper las reglas sin llegar a ser estridente… pero no, todas esas cosas juntas no garantizan una fotografía espectacular. Siempre digo, que el fotógrafo, en su faceta creativa, es el único artista que necesita de la suerte para engrandecer su obra, claro está que, como decía Picasso, la inspiración, (la suerte) es importante, pero debe pillarte en el estudio (con la cámara encima).

  • ¿Qué detalles crees que hacen las mejores fotografías?

Más o menos la respuesta podemos encontrarla en la frase de Gilbert de Tournais, nunca encontraremos la verdad, si nos conformamos con lo que ya sabemos. Tenemos que salir a “cazar” como si fuera el primer día, como cuando estrenamos nuestra primera cámara, tenemos que buscar cada vez nuevos encuadres, nuevos retos, tenemos que ver el mundo como quisiéramos que saliera en nuestras fotos. Solo así haremos nuestras mejores fotografías, habrá días que se nos apetezca centrarnos en pequeños detalles, otros buscaremos grandes horizontes, pero si cada día le ponemos ilusión y ganas, casi sin darnos cuenta nuestras fotografías serán mejores.

  • ¿Por qué trabajas principalmente en color?

Podría parecer conformista, pero la verdad es que me atrae el color porque me gustan las cosas como son; los humanos vemos en color, el mundo que nos rodea está lleno de color, pienso que cuando tiramos en Blanco y Negro estamos dejando de lado una gran parte de la realidad que nos envuelve. Jorge Manrique decía aquello de que, a nuestro parecer, cualquier tiempo pasado fue mejor, por eso a veces nos parece que la fotografía en blanco y negro es más “artística”, es mejor, que la fotografía en color, sin despreciar lo más mínimo al B&N, prefiero el reto de crear con luz y con color.

  • ¿Dedicas mucho tiempo a editar tus imágenes?

Mucho más del que me gustaría, pero así es la vida. Los colores, las luces, las sombras, las formas que ven nuestros ojos, no son comparables a lo que el sensor de nuestra cámara es capaz de captar, por eso cuando edito mis fotos intento llevar al papel, a la pantalla, las mismas sensaciones que me impactaron al hacer la toma, eso  es tiempo frente al ordenador, no voy a decir que tiempo perdido, pero es un tiempo que preferiría utilizar en hacer fotos.

  • ¿Cómo gestionas tu tiempo como fotógrafo y como Persona dedicada al asociacionismo?

La gestión del tiempo es a veces lo más complicado del trabajo fotográfico, aunque no me dedique profesionalmente a la fotografía, la preparación de una salida, los cálculos para una determinada toma, la edición y la publicación de las mismas, se “comen” gran parte del tiempo. Si perteneces además a una asociación, más aún si formas parte de su equipo directivo, o simplemente si estas comprometido con ella, el tiempo se te hace corto, la mayor parte de las veces las asociaciones se mueven por el impulso de unos pocos, otros, la mayoría, van a remolque y, en algunas ocasiones, las menos gracias a Dios, otros se dedican a poner palos en las ruedas; con todos ellos hay que bregar. En mi caso trato de evitar el desánimo, seguir caminando aun cuando estás cansado, apoyar a los que se quedan en el camino y por supuesto, buscar apoyo en los que están como tú comprometidos en la tarea común. No siempre es fácil, pero siempre merece la pena.

  • ¿Por qué crees que es importante participar en el asociacionismo?

Para mí el asociacionismo en fotografía es esencial, yo me considero un fotógrafo social, no porque centre el foco en las personas o sus circunstancias, ni siquiera cuando lo hago; soy un fotógrafo social porque necesito de la compañía de mis amigos para disfrutar verdaderamente de la fotografía. De una salida fotográfica en solitario te puedes traer una magnífica toma, de una salida con amigos, además te traes la experiencia, el rato compartido, las anécdotas, las risas.

  • ¿Qué es Amigos Fotógrafos?

Amigos Fotógrafos es el resultado de poner en práctica lo que te he comentado en las preguntas anteriores, es una pasión, compartida por un grupo de amigos a los que les gustaba la fotografía, que decidieron poner en común lo que tenían y compartirla entre todos, para ello formaron una asociación de ámbito nacional con delegaciones en varias provincias del territorio nacional.

Yo llegué a Amigos Fotógrafos en marzo del 2016, de la Asociación lo primero que me enamoró fue el ambiente de camaradería que se respiraba, si uno “sabía” algo, lo sabían todos si uno tenía un problema, entre todos se solucionaba, o al menos entre todos intentaban solucionarlo, el Delegado en Cádiz de aquella época, Antonio J. Seco es quizás el prototipo de este espíritu, hemos salido algunas noche para hacer fotos y él se ha venido sin la suya y ha dedicado su tiempo para enseñar a los menos avanzados como se hace una determinada toma. 

Desde mi incorporación a AAF, de una u otra forma he formado parte de su Junta Directiva Nacional y desde febrero del año pasado soy el Presidente de la misma, un nombramiento que acepté más como una carga que como un cargo, pero gracias al equipo que formamos y al empuje de la mayoría de los socios, en este revuelto año hemos sacado adelante varios e ilusionantes proyectos, entre otros hace unos días inauguramos un proyecto fotográfico nacional titulado “la ciudad moderna y su arquitectura” en el que hemos querido homenajear a los valientes  que se adelantaron a su tiempo haciendo nuestras ciudades vanguardistas y atrevidas.

Como proyecto innovador, y por aquello que de los cobardes nunca se escribió nada, nos embarcamos en la aventura de sacar adelante una revista propia, “AAF Contenidos en RAW”, que ya va por su cuarto número y cada uno de ellos ha sido mejor que el anterior y ha tenido mayor aceptación.

  • ¿Cómo crees que será fotográficamente tu futuro próximo?

Como reto personal, aunque todavía no he reunido el suficiente valor, tengo “en capilla” un proyecto social, de personas y sus circunstancias. En la fotografía que verdaderamente me gusta, la de los amigos y de paisaje, entre mi amigo y compañero Antonio J. Seco, queremos sacar adelante un proyecto sobre la ciudad de San Fernando. En el plano social, de la Asociación, este año queremos sacar adelante dos proyectos, uno en Cádiz y otro a nivel nacional, aún no hemos decidido los temas, pero estoy seguro de que un año más volveremos a sacar lo mejor de nosotros, sobre el que versarán los dos proyectos, lo decidiremos en Asamblea Ordinaria allá por el mes de abril.

  • ¿Cuál es la parte más gratificante de ser fotógrafo para ti?

Como he dicho antes, me encanta compartir mi afición con mis amigos. Salir con ellos es ya de por sí agradable, salir para hacer fotos, comentar los encuadres, compartir los parámetros, disparar y esperar “a ver que sale”, comparar los resultados, parar para tomar una cerveza, o un refresco, meternos el uno con los otros por el bocata, o los macarrones con tomate que se han traído, todo unido hacen de una salida fotográfica una aventura, un día de campo con paella incluida. Así es como yo disfruto la fotografía.

  • ¿Qué te motiva a seguir fotografiando?

Principalmente el ansia de seguir aprendiendo, de poner en práctica lo aprendido, de formarme con los conocimientos de mis amigos y transmitirles los míos a ellos, me motiva el reto de ser mejor cada día, mejor fotógrafo, pero por encima de todo mejor amigo.

  • ¿Cuál es tu mejor recuerdo como fotógrafo? ¿Una anécdota que te gustaría compartir?

Recuerdos tengo muchos, pero quisiera destacar la noche que conocí a Amigos Fotógrafos, salimos unos cuantos a fotografiar un autobús abandonado que estaba en el aeropuerto de Jerez, era mi primera experiencia nocturna. Antonio Seco y Roberto García Becerra, los dos veteranos en aquella salida dedicaron TODA LA NOCHE a enseñarnos a los neófitos como realizar la toma, uno y otro se relevaban para que la iluminación fuera la adecuada, comprobaban cada una de las fotos que los demás hacíamos para asegurarse de que todos nos volviéramos con la foto… creo que ellos dos fueron los únicos que aquella noche volvieron a casa sin foto. Ese fue mi primer contacto con Amigos Fotógrafos, esa misma noche me hice socio y desde entonces, con ellos a mi lado seguimos luchando para mantener vivo aquel espíritu.


https://www.facebook.com/jmc.urso

https://www.instagram.com/jmcurso/?fbclid=IwAR0rv4tiepIpdXddqSwoxDVJW9Gw3jWq4g-2m5w2LdUCFSK1ZJvBaUbhedE

Puente hasta el infinito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar